fbpx

El potente hábito que usan las mujeres que son capaces de decir “No” cuando hay algo que no quieren comer. Sin frustración, sin lucha interna, sin tirar de fuerza de voluntad… Solo disfrutando de la comida cuando ellas deciden y rechazando, sin más, cuando deciden que no.

Si quieres saber por qué algunas mujeres son capaces de decir que no a comer cosas que les gustan mucho y les hacen disfrutar. 

Porque son capaces de parar cuando ya se sienten suficiente saciadas.

De cenar en un restaurante y decir que no al postre si no les apetece o comérselo tan a gusto si sí les apetece.

Sin ningún tipo de lucha interna con ellas mismas, ni frustración, en ninguno de los dos casos.

En esta página te voy a enseñar cómo.

 

Antes de nada, quiero que sepas algo:

La causa principal de las que no lo consiguen está justo ahí, en la lucha interna. Y sé que puede sonar complicado pensar en quitarnos de la lucha, pero no lo es tanto como parece.

 

Mira, te voy a contar la historia que hay detrás de todo esto. 

Mira.

Hubo un día que decidí ponerme a dieta.

¿Tenía un problema de peso?

La verdad es que no, tenía un problema de autoestima.

 

Una idea absurda de que bueno, si no era más delgada “no era suficientemente válida para ser nutricionista”.

 

Total, que yo tenía algunos problemillas con una amiga llamada ansiedad…

Y mi amiga ansiedad y mi amiga dieta restrictiva se aliaron.

Y no veas la que montaron.

 

Vamos, que ni más ni menos que se formaron un trío con el Trastorno de la Conducta alimentaria por Atracón.

 

Nada, que a las pocas semanas de empezar la dieta pasé de no haber tenido nunca ningún problema con la comida:

Comía lo que quería cuando quería, sin restricciones, ni culpas, ni empachos ni nada…

 

A comer de forma compulsiva y descontrolada.

Vaya que si me hubieras visto en mis peores momentos me habrías visto luchando con… con lo que fuera realmente.

Porque me valía una caja de bombones, un paquete de cruasanes o una bolsa de cacahuetes tostados. Daba igual si era “sano” o no. 

 

Comiendo sin control. Y yo quería parar eh, pero era como si algo superior a mí me llevara.

Como si hubiera una fuerza mayor que me controlara a mí en vez de yo a ella.

 

Vamos que mi voluntad iba por un lado y mi boca por otro.

Y yo comía, y ya podía estar llena y con una sensación de pesadez increíble y ganas de vomitar… que no podía parar.

 

Alucinaba.

 

Esa es la palabra. Es que no me podía creer lo que me estaba pasando.

No tenía control con lo que comía. Y más pensaba que no quería comer una cosa, más vueltas le daba.

 

Todo el día pensando en comida…

Todo el día pensando en a ver qué había comido y que no, qué me podía permitir ahora.

Como si no hubiera comido suficiente en el anterior atracón.

 

Iba todo el día agotada, como sin energía.

Luchando contra mis impulsos, todo el día luchando contra mi mente.

Y yo quería dejar de pensar en la comida.

Y quería dejar de comer.

Pero no podía.

 

Como dijera que no a algo…

Ya estaba horas y horas pensando en eso hasta que me lo terminaba comiendo.

Eso si no eran minutos, en vez de horas.

 

Y entonces me sentía frustrada y culpable y me decía de todo…

Y por no contarte dónde estaba mi autoestima, con los 15Kg que subí en apenas dos meses por todos los atracones.

Mi cuerpo cambió tan rápido que yo ni me reconocía en el espejo.  

 

Y eso que yo estaba acompañada, hacía terapia con una psicóloga, tenía mi psiquiatra.

Y encima todas mis herramientas ya, de nutricionista, de entrenadora, de coach nutricional…

y veía avances…

Pero nada, ni de lejos lo que yo quería y necesitaba.

Los atracones seguían allí, que no terminaban de irse del todo.

 

Sobre todo, en casa de mi madre, era un lugar que se me disparaban las ganas de comer como por arte de magia.

 

¿Sabes esos típicos pensamientos de “venga que esto normalmente no lo tienes en casa para comer”?

 

Como si no fuera a ver a mi madre día sí, día no, como para sentir que nunca me lo permitía y ese tenía que ser el momento único.  

Pues era entrar allí y ya me entraban todas las ganas incontrolables.

 

Mi psicóloga me decía:

“Laia, tienes que aguantar, tienes que mentalizarte antes de ir a casa de tu madre”

 

Y yo, “sí, sí”, que me mentalizaba y todo lo que tú quieras, te lo juro.

Pero que por más tranquila, mentalizada y relajada que fuera, patapum.

Era entrar allí y como que se despertaba un monstruo de gula dentro de mí.

Todo por la borda.

 

¡4 años! ¡4 años pasé así!

¿Te puedes imaginar el cansancio no?

Y una frustración… yo pensaba:

 

“No tendré suficiente fuerza de voluntad,

no estaré luchando suficiente contra mis impulsos,

no seré suficientemente fuerte y constante,

…y por eso no consigo controlarme”.

 

 

Durante esos 4 años, hubo alguna temporadilla que estuve más tranquila, con un poco más de control…

Pero a la que venía algún evento que me ponía nerviosa… todo se iba de madre de nuevo.

 

Y entonces en ese momento,

Venga a mandarle mierda a mi autoestima y a sentirme cada vez más impotente,

Más desesperada, y más desanimada.

 

Ya llegaba un punto que dije:

“Bah, esto no tiene solución, me va a tocar vivir toda la vida luchando contra esto”.

 

Y en esas que me estaba yo formando en neuropsicología desde hacía un año.

(con tanto tiempo en terapia para mí, le cogí el gustillo yo a la cosa y me quise formar en algo chulo, a ver si encontraba la solución).

Y descubrí los condicionamientos y las conductas automáticas y… ¡cómo redirigirlas a nuevas conductas alternativas!

 

 

Es decir, entendí lo que me estaba pasando:

Yo estaba intentando gestionar mi impulsividad con la comida con herramientas como la gestión emocional, la gestión de la ansiedad, con fuerza de voluntad, con lucha interna, con pelea mental, con restricción…

Pero que no estaban ahí todas las respuestas.

La respuesta que me dio la clave final estaba en las conductas alternativas.

 

Pero quería comprobarlo por mi misma.

Así que decidí crear mi conducta alternativa a los atracones de comida, le llamé mi ritual de nutrición.

 

Empecé a aplicar mi ritual de nutrición.

Llevaba ya 4 años con toda esta historia, luchando y sufriendo.

Poco tenía que perder.

 

Y entonces, un día, cuando apenas llevaba 2 semanas aplicando mi ritual de nutrición.

2 semanas te digo, no 3 meses ni 4 años más. 2 semanas.

Fui a casa de mi madre, como de costumbre, a ver a mi familia.

Era por la mañana, me había duchado ya, pero no me había dado tiempo a hacer deporte ni nada…

Y de repente yo… tenía unas ganas de ducharme.

Pero oye, como que no podía dejar de pensar en la ducha todo el rato, todo el tiempo.

Y yo me preguntaba, como una loca casi:

 

“¿Pero por qué tienes ganas de ducharte? Si estás limpia y todo bien”, 

Pero, ¿Qué te pasa con estas ganas?”

 

Y entonces… me empecé a escuchar corporalmente.

Y me di cuenta de que estaba teniendo esa sensación de ansiedad y de angustia que se despertaba cuando tienes esas ganas de comer incontrolables…


¡¡Pero que esta vez mi cerebro me estaba pidiendo ir a la ducha en vez de ir a comer!!

Y obviamente eso era mucho más guai y mucho más fácil de controlar que el comer.

Que decir que no a una ducha se hace más fácil que decir que no a unos cereales rellenos de chocolate.  

 

Ah, pero que no te he contado.

Mi ritual de nutrición simplemente consistía en eso: darme duchas calientes.

Pero no como lo había hecho hasta ese momento.

Cambiando simplemente el cómo, por eso que me gustó ponerle el título de “ritual de nutrición”.

 

¿Te das cuenta de la liberación que sentía que estaba teniendo?

Pensaba “bueno esto es solo un día… ya veremos”

 

¡Pero qué va! ¡Te estoy contando una historia de hace más de 3 años y no he vuelto a tener ningún atracón más!

Ni atracón, ni antojo incontrolable, ni ansiedad por comer, ni hambre emocional ni todas esas cosas…

En paz con la comida.

 

Fui ampliando mis rituales de nutrición y eso hizo que la necesidad de duchas calientes también desapareciera.

Tanto, que ya sentía paz.

 

Nada de lucha contra no querer comer.

Nada de tener que restringirme.

Ni de estar pensando todo el día en lo que comía, ni en el peso siquiera.

 

Los rituales de nutrición que me había creado, me habían dado la clave para poder tener el control de lo que comía de nuevo, sin ni siquiera tener que estar pensando en tener el control.

 

Era automático.  

Ya no había culpa, ni frustración…

Ni siquiera era verdad que tuviera que tirar de fuerza de voluntad, como yo pensaba. No tiré nada de fuerza de voluntad.

 

No me podía creer, que después de 4 años luchando, pudiera encontrar una forma sin luchar que me proporcionara el control que tanto anhelaba.

 

Para colmo, los 15Kg que había subido,

Los bajé sin ni siquiera prestarle atención ni a la comida ni a la báscula.

De forma secundaria, poco a poco fueron bajando y yo volviendo a mi estado de agilidad que tanto echaba de menos y de energía.

Y no los he vuelto a recuperar nunca más (cosa que sí había pasado durante esos 4 años).

 

Es real que yo pensaba que toda la vida iba a tener que estar luchando contra la comida.

Pero ahora mismo, y desde hace más de 3 años, la comida es solo eso:

Comida.

 

Obviamente, los 4 años de terapia había hecho una muy buena preparación y abono del terreno para que esto sucediera en solo 2 semanas.

Pero estamos hablando que yo partía de un trastorno de atracón, con atracones diarios.

Una situación bastante extrema.

 

Ahora,

El día que me apetece comer algo que me gusta,

Mi cruasán de chocolate para desayunar el sábado o el domingo… me gusta, y mucho, la verdad.

Pues me lo como. ¡Y ya!

 

De echo hay días que incluso me siento llena a mitad del cruasán y puedo decir

“venga que me lo guardo para otro rato” o incluso tirarlo.

 

¿Antes? ¡Imposible!

Si abría un paquete de galletas, tenía que acabarlo hasta reventar.

Si yo me iba al super ¡y decidía las galletas que compraba por los gr que venían en el paquete!

Compraba el que menos gramos tuviera, porque por lo menos así, si me comía 150gr en vez de 300gr, esos 150gr que me quitaba de comer.

 

Ya se me hace tan lejano eso.

Incluso hay días que voy al super y digo “mmm ¡galletas!” Y estoy delante del pasillo y me acabo marchando por aburrimiento de no tener ninguna motivación por comprar ningunas en concreto.

Porque no es un esfuerzo para mí ya decir que no.

Ni siquiera si me lo ofrecen en casa de alguien.

¡¡Incluso en casa de mi madre!!

 

¿Y sobre la razón que te decía al inicio de que la lucha interna está impidiendo liberarte de antojos, hambre emocional, atracones y demás…?

 

Fue cuando me centré en los rituales de nutrición y dejé de centrarme en luchar contra mi mente, cuando me olvidé de luchar, que conseguí realmente recuperar el control de comer lo que quisiera o lo que no, en función de mis objetivos.

 

Con los rituales de nutrición. 

Sin lucha. 

Sin fuerza de voluntad. 

En 2 semanas de aplicar los rituales.

 

Y encima, disfrutando, que para eso son los rituales, para disfrutar de ellos y conseguir disfrutar de la comida.

 

La mayoría de gente sigue sin liberarse de los antojos porque sigue luchando contra ellos y retroalimentando lo que origina que haya aún más antojos y atracones. 

Retiro Virtual de fin de semana. 

Conseguir crear rituales de nutrición suficientemente potentes que no se resistan a liberarte de un solo antojo. 

Y una infinidad de rituales especiales para ti, tus gustos, necesidades y circunstancias, para que siempre tengas uno que elegir. 

Incluso si no tienes tiempo. 

Sin lucha, sin esfuerzo, solo disfrutar y cuidarte. 

El Placer del autocuidado empieza el
viernes 14 de mayo

Módulo I: “Bye, bye” antojos, decido dejar de luchar. 

Es muy probable que tengas problemas para controlar los antojos sin lucha. 

¿Quién no?

¿Acaso nos han enseñado a hacer algo diferente a restringirnos y prohibirnos?

Lo de “pues simplemente no comas y ya está”

Pero…

¿Crees que esa mujer que ha pasado de tener antojos diarios a no sentir ni un poquito de lucha para no comerlos, no sintió esa frustración antes?

O yo misma como te contaba en la historia. 

Controlar los antojos es difícil si no sabes cómo. Se necesita la metodología correcta. 

Vas a conocer la metodología que no has visto en ninguna otra consulta de nutrición ni psicología, para liberarte de una vez de antojos, hambre emocional, ansiedad por la comida y lo que sea. 

No es una afirmación gratuita, cuando veas el sistema y sus razones, tu capacidad de control aumentará para siempre. 

 

En este módulo vas a aprender:

  • Los 4 pasos que no estás siguiendo, que realmente te permiten redirigir tus antojos hacia hacer otras cosas y evitar comer cuando tienes ganas de comer sin hambre.

  • Cómo evitar el error principal que se comete a la hora de querer liberarnos de antojos y hambre emocional.

  • Conseguir dejar de comer cuando no quieres y redirigir los antojos tiene un factor clave y principal a tener en cuenta. Lo aprenderás en esta clase. 

  • Hay una relación fisiológica, que nunca te habías planteado, y es muy importante, entre el ir al baño y evitar las ganas de comer, que aprendimos de un profesor de universidad de 40 años.

  • Por qué restringirte las ganas de comer y prohibirte comida es una estrategia de principiante y puede estar alejándote de tus capacidades de liberarte de los antojos.

  • El error que cometen el 90% de las personas y que solo un 10% hace, muchas veces sin ni saberlo, y que dejar de hacerlo te permitirá tener el control.

  • Hace dos años, trabajé con un empresario muy formal que tenía todo bajo control, excepto su alimentación. Llevaba meses intentando bajar de peso, pero no conseguía controlar al 100% lo que comía. Con un solo ejercicio, consiguió recuperar el control después de años y bajar todo el peso que quería, con un simple ramo de flores frescas. Te voy a enseñar el ejercicio paso a paso.

  • La técnica más eficaz que le permitió hasta a una madre de familia de 4 niños tener el espacio y el tiempo para poder aplicar sus rituales de nutrición diarios sin sacrificar vida familiar.

 

*Ejercicios prácticos. 

*Sesión Grupal en directo el viernes 14 de mayo a las 18h.

Quedará grabada y la podrás ver en diferido, todas las veces que quieras y para siempre. 

Módulo II: Sueldazo para toda la vida de rituales de nutrición completamente automatizados. 

Hay gente que consigue mantener nuevas rutinas durante un tiempo. 

Gente que no pasa del primer día. 

Y gente que las mantiene para toda la vida. 

Podría ser casualidad caer en un grupo u otro. 

Y aunque sería una excusa perfecta, la realidad es que el cerebro tiene unos pasos. 

Seguirlos o no, sí que es lo que te hace caer en uno u otro. 

¿Quieres conocer esos pasos?

 

En este módulo vas aprender:

  • La manera más rápida y fácil de construir una nueva conducta automática que te permita mantener los rituales en el tiempo sin ni siquiera pensar.

  • Odio tomar pastillas y si son continuadas peor. De echo cuando tomaba anticonceptivos en pastilla, todos los meses me olvidada alguna dosis y era un caos. Ahora, con un sencillo método paso a paso que se planifica en menos de un minuto, he sido capaz de tomarme un tratamiento médico durante 50 días, sin olvidarme ni un solo día, sin tener que pensar, ni poner alarmas ni  estrategias raras. Era automático, en menos de 7 días mi mente iba sola a tomar el tratamiento. Te enseñaré ese método paso a paso.

  • La fuerza de voluntad está para usarla, pero no en estos momentos. Aprenderás la manera más inteligente de usar la fuerza de voluntad, como palanca, aplicando solo un poco sin desgastarla y obteniendo el mayor resultado, sin que sientas ni siquiera esfuerzo y que te permita mantener las rutinas en el tiempo.

  • Construir una rutina que se mantenga de por vida es muy sencillo si aplicas los 4 pasos indispensables que necesita el cerebro para que eso se automatice. Verás como aplicarlos específicamente. 

*Ejercicios prácticos. 

*Sesión Grupal en directo el sábado15 de mayo a las 10h.

Quedará grabada y la podrás ver en diferido, todas las veces que quieras y para siempre. 

Módulo III: Carta de rituales de nutrición más larga que un Spa de lujo, 

sin salir de casa ni gastar un céntimo. 

No sabemos autocuidarnos. 

Y a veces pensamos solo en los grandes rituales de autocuidado, como darnos un capricho en un spa de lujo.

Es una opción genial. 

Y aún más genial es si puedes combinarla con un día a día lleno de rituales de nutrición que:

– No te quiten tiempo extra.

– Puedas hacer gratis. 

– Tengas infinidad por hacer. 

 

Como lo que vas a aprender en este módulo:

  • La forma más placentera de convertir tu rutina habitual de mañana o de noche (o de lo que elijas) en tu momento favorito del día. Sin invertir tiempo extra, ni hacer acciones de más a tu rutina habitual. 

  • El error principal que cualquier mujer que empieza a cuidarse, hace mal y que solo el paso del tiempo y la pérdida de dinero, harán que descubra. Si lo hace. 

  • El ejercicio más potente que permitió a una pastelera que trabaja en un obrador de dulces y que tiene que probar todo lo que crea, pudiera dejar de comer por antojo, sin sufrir ni restringirse ni prohibirse. 

  • Puedes multiplicar por 3 las sensaciones de cada uno de los placeres y momentos que vives. Sin salir de casa. Muy simple. Te enseño cómo hacerlo. 

  • Todas tenemos a nuestra disposición una herramienta increíble que muchas veces no usamos, no sabemos usar o no usamos correctamente. Tú también la tienes, estoy 100% convencida. Con esta herramienta podrás de una simple ducha rutinaria, un ritual de nutrición (spoiler: aunque podría, no es un satisfayer).

  • Tienes una inmensa lista de rituales de nutrición propia que no conoces. No te voy a decir nada difícil. Ni pócimas, ni productos, ni ingredientes raros que tienes que ir a buscar a un mercado en Burkina Faso. Ni cosas que no has hecho nunca y que no sabes si te van a  gustar. Sola, en casa, con lo que ya tienes o incluso sin nada, con una fiabilidad del 99% de que serán rituales que te gusten. Y lo podemos descubrir con una sola pregunta. Una sola. Cuando mi profesor de neuropsicología me hizo esta simple pregunta, rescaté más de 50 rituales de nutrición que no era ni consciente de ellos. Cuando le hice esta misma pregunta a mis clientas, pasó exactamente lo mismo.  Te haré esa misma pregunta a ti para que descubras tus más de 50 rituales.  

 

*Ejercicios prácticos. 

*Sesión Grupal en directo el sábado15 de mayo a las 15h.

Quedará grabada y la podrás ver en diferido, todas las veces que quieras y para siempre. 

Módulo IV: ¿Pero esto es para siempre? Oh yes, my Lady. 

Todo muy bonito. 

Muchos rituales, me voy de spa sin salir de la cocina… 

¿Pero y me libero de los antojos para siempre?

– Aunque ya habrás aprendido cómo redirigir antojos. 

-Cómo automatizar los rituales de nutrición para que sea tu cerebro que te lleve a ellos sin que tu ni siquiera pienses. 

-Cómo multiplicar el placer de todos ellos para que sean el máximo de potentes. 

Por si acaso, vamos a mantener el seguro puesto para que esto se mantenga para siempre en tu identidad. Vamos un paso más allá.  

  

En este módulo vas a aprender: 

  • Hay un error principal que todo el mundo comete cuando hace un cambio de rutinas. Este error te está impidiendo que cuando haces un cambio tan grande que lleva tanto tiempo en tu rutina diaria, se mantenga ahora. 

  • Hice una entrevista a un psicólogo y hablamos de varias cosas, personales y profesionales. Una mujer de 45 años que escuchó la entrevista, me dijo que había descubierto que se había estado autosaboteando toda la vida. Hicimos un trabajo de cambio de perspectiva y pudo, por primera vez, mantener todos los cambios que había conseguido hasta ese momento. Sin autosabotearse más. Haremos contigo ese trabajo. 

  • Te voy a enseñar el método de 3 pasos para que tu motivación sea siempre alta e, incluso, puedas seguir con tus nuevos rituales sin necesidad de motivación ninguna. 

 

*Ejercicios prácticos. 

*Sesión Grupal en directo el domingo 16 de mayo a las 10h.

Quedará grabada y la podrás ver en diferido, todas las veces que quieras y para siempre. 

EXTRAS

  • Sesión extra para resolver dudas en directo el martes 25 de mayo a las 19h. Para resolver todas las preguntas que te hayan surgido al poner el trabajo en práctica en el día a día. 

  • Inducción especial para empezar a trabajar desde antes de empezar el retiro.

  • Plataforma de comunicación para poner allí tus dudas, logros y todo lo que nos quieras compartir. Donde también estarán el resto de compañeras y podrás hacer comunidad. 24/7, sin límites. 

  • Plataforma online con todo el contenido del retiro. Lo puedes hacer a tiempo con todo el grupo o lo puedes hacer a tu ritmo y desde donde tú quieras (acceso que es para ti para siempre, incluso aunque hayan actualizaciones).

¿Me puedo liberar de antojos sin lucha interna?

  • Solo una acción, rituales de nutrición para conseguir dejar de luchar con tu mente, con tus ganas de comer y con tu hambre. 

  • Que disfrutes haciéndolo. 

  • Sin invertir tiempo ni dinero extra. 

  • Que se mantenga sin esfuerzo ni tirar de fuerza de voluntad.

 

¿Cuánto cuesta el Retiro?

97€ ahora.

Hasta el 11 de mayo tienes un precio especial de lanzamiento por 97€. El 11 de mayo a las 23:59h subirá a 127€ y no va a bajar nunca más. 

Retiro Virutal de Rituales de Nutrición

97€*

*Pago seguro con tarjeta de crédito o PayPal. 

*El precio de 97€ es solo hasta el martes 11 de mayo a las 23:59h.
Luego subirá a 127€ y ya no bajará. 

Preguntas más frecuentes

¿Tengo que estar presente los días de las sesiones en directo?


El retiro será en directo los días 14, 15 y 16 de mayo y luego quedará grabado y colgado en la plataforma online para siempre. 

Si estás en directo será genial, porque crea una energía muy chula estar juntas. Pero puedes ver los contenidos tantas veces como quieras, cuando quieras, a tu ritmo y para siempre. Lo puedes adaptar a tu ritmo y disponibilidad, sin límite de tiempo. 

Entiendo que tenemos a veces muchos compromisos, la familia, los amigos, la casa… Limitar el tiempo va en contra de la filosofía del retiro.

¿Es muy caro? ¿Es barato?

Si te digo que es barato puedes pensar que lo te lo digo para tratar de venderte mi servicio. Si te hago una comparación del tiempo y dinero que a mi me costó descubrir todas las herramientas que vas a aprender… puede que te suene muy a “truco de ventas”. Y es todo mucho más sencillo. 
Piensa en el dinero que tú te has gastado en dietas, tratamientos, entrenamiento y piensa lo que te estoy ofreciendo por 97€. Si te parece caro, entiendo que tengas otras prioridades que no sea liberarte de los antojos y la lucha contra las ganas de comer, porque desde luego caro no es. 

¿Será difícil si yo no tengo ni idea de gestión emocional?

Precisamente no. Este método de trabajo es un trabajo de gestión emocional indirecto, con una gran diferencia. 

En vez de reaccionar a las emociones con acciones que nos ayuden a gestionarlas, nos adelantamos a ellas con rituales de nutrición que nos mantengan un estado emocional placentero y fácil de manejar. 

Manejar esto es mucho más sencillo, porque tendrás todas las herramientas para que se automatice y se realice solo. Solo requiere seguir los pasos y ponerlos en práctica. 

¿Qué perfil de mujeres le sacarán el mejor partido?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla. Las mujeres que van a sacar partido de este retiro serán aquellas que ya no saben cómo controlar sus ganas de comer y tienes unas verdaderas ganas de aprender una metodología con un enfoque diferente, que estén dispuestas a disfrutar y a divertirse, que quieran dejar de  seguir utilizando trucos que solo funcionan durante un tiempo, como tirar de la fuerza de voluntad, y que luego les devuelven al punto de partida. 

Mujeres con ganas de cuidarse a ellas mismas y de mantener el foco en estar bien, en estar felices y con buenas sensaciones y emociones cada día. 

¿Puedo hacer el retiro si ya he hecho, estoy haciendo o quiero hacer el programa Re-Conexión?

La respuesta es rotundamente sí. Es un retiro complementario y diferente. Comparte cosas con el temario del programa, pero vemos diferentes ejercicios, matices y profundizamos más en algunas herramientas. 
Si ya has hecho el programa o estás en ello. Hacer el retiro te permitirá amplificar y magnificar resultados que se consiguen en el programa, para seguir progresando aún más. 
Si te gustaría hacer el programa, te permitirá entrar en él con un gran trabajo super potente hecho y hacer el programa mucho más fácil. 

¿Hay bonos de regalo?

Sí, hay varios. Habrá una sesión de dudas en directo el martes 15 de mayo a las 19h. 
Tienes una inducción para trabajar con el subconsciente. 
Ejercicios para empezar a trabajar desde antes del retiro. 
Plataforma de comunicación online, en la que puedes estar en contacto conmigo para resolver dudas y con tus compañeras. 
Y otros que me guardo para contarte en directo en el retiro. 
¿Es una buena inversión?

Si quieres aprender los ejercicios más sencillos y fáciles de aplicar que se pueden automatizar en poco tiempo, que cambian la lucha interna contra el hambre y las ganas de comer, por placer, bienestar y disfrute. 

Si quieres aprender e interiorizar la fórmula para que esto se mantenga con una alta motivación e, incluso, sin necesidad de ella. 

Con este retiro aprenderás cómo hacerlo. 

Nadie mejor que tú para saber si es una buena inversión para ti. 

Retiro Virutal de Rituales de Nutrición

97€*

*Pago seguro con tarjeta de crédito o PayPal. 

*El precio de 97€ es solo hasta el martes 11 de mayo a las 23:59h.
Luego subirá a 127€ y ya no bajará.