Cuando una mujer de 45 años que se ha sentido toda la vida frustrada y luchando contra la alimentación y el peso, logra hacer el cambio, tan rápidamente, que es capaz de perder casi 30Kg sin prohibirse comer, mantener el ritmo con el tiempo y, sobre todo, disfrutando del proceso y sintiéndose feliz, tiene que haber algo en su manera de hacerlo que muchas otras personas querrían saber. 

Si quieres saber por qué algunas mujeres consiguen controlar lo que comen y una buena relación con su cuerpo, con la misma tranquilidad con la que se darían un paseo por el parque, en esta página te voy a mostrar cómo. 

Antes de nada, quiero decirte que hay un motivo principal por el cual caemos en el fracaso una y otra vez cada vez que intentamos controlar la alimentación. 

Uno solo. Muy simple de cambiar. Ahora lo entenderás. 

Cuando conocí a Cristina y me contó lo que le pasaba, ella me decía:
“Pensarás que estoy loca, pensarás que cómo me puede estar contando esto tan raro esta mujer”.
 
Pero, ¿Sabes cuál era la realidad de la situación?
Que lo que me contaba Cristina, lo había escuchado demasiadas veces ya.
 
 
Ella se sentía un bicho raro, se sentía que nadie la entendía.
Porque llevaba toda la vida queriendo bajar de peso, toda la vida de dieta en dieta, probando unas y otras, incluso productos, unos batidos, unas pastillas…
 
Me decía que en la farmacia ya la conocían:
“¿Qué remedio nuevo que me funcione tienes para mí?”
 

Y que a pesar de tener muy claro lo que tenía que comer y lo que no… Que no conseguía adelgazar para mantenerlo.


Por más esfuerzo, dinero y energía que pusiera en ello.

 
A veces, después de un periodo de dieta muy estrictiva y haber bajado el peso, volvía a comer poco a poco y claro, 
Cuando probaba esas cosas “prohibidas” y recordaba el placer que sentía, pues eso se descontrolaba y volvía a subir todo el peso.
“el pan, el pan me pierde Laia”, siempre me decía.  
 
El pan era la puerta que abría el descontrol.
Y de una forma u otra, el pan siempre volvía a su vida después de un proceso de pérdida de peso.
Otras veces, incluso antes de llegar al objetivo.
Como si de repente la motivación se esfumara.
 
Entonces Cristina quería de verdad controlar esos impulsos.
Pero no podía, era como si algo superior a ella le estuviera guiando, le estuviera controlando.
Como si ella no tuviera suficiente fuerza de voluntad para controlar eso, que casi iba solo. Sin consciencia.
Cristina no se entendía a ella misma, no sabía lo que le estaba pasando.
 
 
Y claro, había gente a su alrededor que le decía:
“hombre es muy fácil, solo tienes que dejar de comer y ya está”.
Claro, es real que hay gente que lo tiene así de fácil. 
Pero este no era,
No era Antes, 
el caso de Cristina.
 
 
Entonces Cristina se pensaba que a ella le pasaba algo raro.
Incluso me decía:

“Laia, ¿Será que yo no quiero dejar de sufrir? ¿Será que yo no quiero dejar de estar gorda? ¿Será que quiero vivir así siempre y no me doy cuenta? Me parece una locura, pero me lo planteo”.

 
 
Normal, había probado todo lo habido y por haber, se había gastado cientos y miles de euros y no conseguía mantener esos cambios.
Y llega un punto en el que te planteas si no te estás auto boicoteando adrede o qué.
 
 
Era gracioso, porque Cristina nunca vivía en el presente.
Recuerdo unas sesiones que hacíamos en un parque, en plena naturaleza en el pirineo, disfrutando del buen tiempo de junio y de los pajaritos.
Y Cristina me preguntaba:
“¿Y qué haremos en invierno cuando llegue la nieve? ¿Dónde vamos a ir entonces?”.
Era incapaz de estar disfrutando el momento presente.
 

Era incapaz de disfrutar un solo trocito de pan, aunque le encantara.

Porque ya estaba pensando en el siguiente antojo o en el siguiente atracón.

O en cómo parar de comer eso en vez de degustar lo que estaba comiendo.

Así que aún se sentía más frustrada, porque encima de que tiraba sus esfuerzos por la borda, ni siquiera disfrutaba esos antojos de comer cosas “que no quería comer”.

 
 
Me contaba que trabajaba en un obrador de pastas y dulces, que era una tentación diaria, porque sus jefes le hacían probar todos los productos nuevos y les dejaban a las trabajadoras comer lo que quisieran del obrador.
Que encima había dejado de fumar hacia unos años y que, 
Para no fumar mientras lo hacían sus compañeras, ella se sacaba una barra de pan y se la iba comiendo, aunque no tuviera hambre.
 

O bueno, que ya ni sabía, si tenía hambre o no la tenía o qué era.

Incluso, había momentos en los que se sentía saciada, como que ya no quería comer más. 
Pero su cuerpo le pedía seguir comiendo y ella ya lo intentaba ya, lo de dejar de comer.
 
Y al final, de una forma u otra, como no podía dejar de pensar en eso que no se estaba comiendo, pues acababa comiendo de nuevo.
 
 
 
No le gustaba hacer ejercicio, con el peso se cansaba rápido y le producía mucha fatiga.
Aun así ella hacía el esfuerzo de salir a correr de vez en cuando.
Pero realmente lo vivía como una tortura. 
Aunque saliera a andar, era un gran esfuerzo para ella sacar la motivación de hacerlo. Porque era una obligación.
Un medio desagradable para llegar a bajar de peso, nada más.
 
 
Ella lo tenía claro porque le pasaba todo esto:

“Yo es que no tengo suficiente fuerza de voluntad ni constancia. Puedo empezar bien, pero eso se me esfuma y por eso no consigo mantener los resultados”.

 
Pero, aunque ella se sentía como un bicho raro.
Como Cristina, hay muchas mujeres que me cuentan sus historias.
Y yo sabía que había muchas más mujeres que también estaban sufriendo en silencio lo mismo, que ella no era un bicho raro. Que no le pasaba nada raro.
Solo que había caído en la misma trampa y estaba cometiendo ese error del que te hablaba al inicio.
Y también sabía que ni de lejos su problema era que no tuviera fuerza de voluntad o constancia, 
Porque precisamente, su historia me mostraba una mujer con una gran fuerza de voluntad y de constancia.

No iba por ahí la cosa…

 
 
Le propuse a Cristina hacer el Programa Re-Conexión en abril de 2020.
Mi programa de *Neuropsicología Nutricional de alto nivel.  
 
Y Cristina, una vez más, confió en mí y se metió en el programa.
 
Recuerdo todos los audios que me mandaba mientras iba haciendo los ejercicios:
“¡Laia! ¿Recuerdas que te decía que no era capaz de sentir el aire en mis pulmones?
¡Ya lo siento! Soy capaz de sentir mi cuerpo, de sentir el placer, de sentir el bienestar, de sentir mis pies cuando salgo a caminar…”
 
 
Un día me contó:
“¿Sabes que hay un árbol precioso donde trabajo? Me he sentado durante años debajo de él a comerme mi barra de pan. 
A devorar mi barra de pan. 
Y ni siquiera me había dado cuenta de que estaba allí.
Me he dado cuenta de que me recuerda a mi infancia y eso me hace feliz.
Me siento bien cuando me siento allí a descansar y ya no necesito comer la barra de pan.
No es que me la prohíba, es que no la necesito comer”.
 
 
Pero el que más me emocionó y voy a recordar siempre:
“No puedo estar más agradecida. He vivido los últimos meses pensando que el año 2019 ha sido el peor año de mi vida. La enfermedad de mi hijo me ha hecho odiar ese año. Y ahora.
Ahora me he dado cuenta de que realmente ha sido el mejor año de mi vida.
Este ejercicio me ha hecho cambiar por completo la perspectiva, 
Me siento libre de esa tristeza que tanto tiempo llevaba arrastrando y me siento totalmente agradecida de seguir teniendo a mi hijo conmigo y de todas las cosas tan maravillosas que nos han pasado”.
 
 

Cristina estaba aprendiendo a escuchar a su cuerpo, sus necesidades.

Empezó a darse cuenta de que muchas veces comía cuando realmente estaba cansada y empezó a saber cómo descansar de verdad y a dejar de comer.
No dejar de comer porque se lo prohibiera. A dejar de comer porque ya no lo necesitaba para suplir ese cansancio.
 

Estaba tan tranquila con la comida, que ya ni siquiera era una tentación para ella las pastas y dulces del obrador.

Podía ir a trabajar y no tener que restringirse, decidir conscientemente y tranquilamente que ya no quería comer más.
 
 

Incluso, podía probar los dulces que le mandaban sus jefes sin que eso supusiera abrir una puerta sin retorno hacia el descontrol.

 
 
Empezó a estar presente y eso le hizo conectar con el gusto de ir a andar, de ir en bici… no por perder peso, no por obligación, sino por gusto y placer.
 
Es una pasada cuando nos manda sus audios en los que nos cuenta:
“Chicas, hoy he salido a dar mi paseo en bici como cada día.  
Estaba lloviendo un poco, pero a mí ahora ya me da igual. Incluso me gusta. 
He dejado que la lluvia cayera sobre mi cuerpo, me he dejado acariciar por el viento, que me revolviera el pelo. He dejado que me corriera el rímel de la cara.
Y cuando he vuelto a casa, me he dado una ducha caliente. Como lo he disfrutado todo”.
 
 
Me mandaba audios muy graciosos:
“En la farmacia flipan conmigo Laia,
Todas me dicen ¿Qué te has hecho? ¿Qué te has tomado? ¿Cómo has hecho este cambio?
Te vemos tan diferente,
No se creen que no he hecho ninguna dieta, ni me he tomado ningún producto ni nada.
Hasta en el trabajo me dicen
¿Pero porque no nos quieres decir lo que te estás tomando?”
 
Y ahora. 
Ahora Cristina se permite mirarse en el espejo, pero no solo eso, se gusta, se quiere.
 
 

La relación con ella misma ha cambiado de forma radical y ha aprendido a quererse de una forma totalmente distinta.

 
Y ya no solo con ella. 
Dice que también ha cambiado la relación con su familia, con sus hijos, con su marido. 
Que está más presente, disfrutando más de la compañía de ellos y conectando mejor con ellos. 
 
 
A veces nos cuenta que ya lleva casi 30Kg menos, pero siempre nos dice que eso es secundario para ella.
Que la báscula es lo de menos. Que claro que se siente bien, ágil, ligera, más guapa.
 
 

Pero que ha tenido temporadas de pesar incluso menos que ahora y que no se había visto nunca tan bien.

Que entonces no era feliz y ahora sí lo es.

 
 
Hace un tiempo decía.
“¿Por qué soy yo tan feliz? ¿Cómo puedo haber estado tanto tiempo sin saber lo que era esto?
Ya he estado sufriendo muchos años de mi vida. Ya no voy a sufrir más, estoy cansada de sufrir, ahora sé que puedo y sé cómo se hace.”
 
Su frase, con la que nos regala los buenos días siempre en nuestro grupo privado:

“Sed felices chicas, que yo ya lo soy”.

 
Después de toda una vida luchando con la alimentación y con su cuerpo. 

 

Cristina ha conseguido que la comida sea solo eso: comida.

 
Disfrutar de su día a día, disfrutar de su autocuidado, del movimiento, de cuidarse. Ha aprendido a escucharse y ha aprendido a ser feliz.
Ha aprendido a Nutrirse, de más formas que solo con la comida.
Sin tirar de fuerza de voluntad, sin tirar de restricción, ni de sacrificios. 
 
¿Recuerdas que al inicio te dije que hay un motivo principal por el cual fracasamos una y otra vez cada vez que queremos cambiar nuestra alimentación y bajar de peso?
El motivo es el foco.
Cuando el foco está centrado en destruir, en quitar, en restringir, en reprimir, en prohibir… 
Eso despierta y alimenta emociones y sensaciones incómodas y desagradables que condenan el proceso al fracaso.

Cuando el foco está en construir. La cosa cambia por completo.

En el Programa Re-Conexión con tu Nutrición, tienes un paso a paso de cómo construir ese nuevo estado.
Un paso a paso de lo más básico a lo más complejo, con el que desarrollarás el aprendizaje para ser capaz de recuperar el control de lo que comes y volver a disfrutar de lo más importante.
Tu vida.
Sin prohibiciones, ni sufrimientos. 
Y lo mejor de todo: disfrutando del proceso. 

No es un curso. Es un Programa terapéutico de 4 meses.

Durante los 2 primeros meses irás disponiendo de los 9 módulos de trabajo personal.
Para ti, para siempre, para poder construir el cambio. 
Los 2 meses siguientes, no te quedas sola para seguir aplicando los cambios. 
Seguiremos acompañándote y reforzando esos cambios que ya estás experimentando, para hacerlos fuertes y duraderos. 

Si hay algo seguro: Las recaídas serán cosa del pasado. 

Cuando terminamos un proceso, cuando nos dejan de la mano es el momento más vulnerable. 
El momento en el que más fácilmente volvemos a caer en lo de antes. 
En el Programa Re-Conexión estaremos 2 meses contigo para que eso no vuelva a suceder. 
Estaremos 2 meses recordando conceptos, acompañándote con nuevos obstáculos, aplicando nuevas perspectivas…
Reforzando todos los cambios para que la relación con la comida y con tu cuerpo no vuelva a ser nunca más un motivo de lucha e insatisfacción. 
 
En total, tendrás a tu disposición: 
Más de 40 horas de acompañamiento terapéutico con sesiones grupales en directo. 
Y acceso 24/7 al grupo de apoyo: La Tribu. 

¿Cuál es la diferencia entre que sea un Programa y no un curso?

Hay dos factores que generan esta diferencia:

– Pasar a la acción. 

Muchas alumnas me han dicho

«Laia, he leído muchos libros de nutrición, de desarrollo personal, de psicología… pero con este programa he conseguido realmente pasar a la acción.

No solamente leer o escuchar, sino realizar los ejercicios y conseguir que de verdad se produzcan cambios».
Ya sabes que si no pasas a la acción, por muchas cosas que sepas cómo las debes hacer, no van a producir ningún cambio. 
 

– No estás sola. 

No solo estaré yo acompañándote y ayudándote a resolver todas las dudas, a implementar todo lo que vas aprendiendo y adaptar a tu caso particular. 

Tienes también un gran grupo de mujeres que estarán pasando por el mismo proceso que tu, en las que apoyarte y no volver a sentirte sola ni un bicho raro. 

Y no solo eso, también tendrás comunicación con exalumnas que ya han pasado por el proceso hace mucho tiempo y que te pueden ayudar con su experiencia propia. 

Programa Re-Conexión con tu nutrición

En resumen, de qué vas a disponer:
  • Plataforma online con 9 módulos de trabajo personal con más de 40 horas de contenido en vídeos, audios y cuadernos de ejercicios prácticos. 

    Para ti para siempre. Para que lo puedas realizar a tu ritmo. 
  • Más de 40 horas de sesiones terapéuticas en directo, para trabajar tu caso en concreto. 
  • Canal de comunicación directa conmigo y con el resto de alumnas y exalumnas. 
  • 4 bonos extra de cursos complementarios. 
  • Actualizaciones gratuitas de las mejoras del programa. 

Los módulos de trabajo. O cómo construir.

En el módulo 0 de preparación… 
Vamos a prepararte para el trabajo que vamos a empezar, para que no te pille por sorpresa, sepas bien a lo que te enfrentas y cómo gestionar todo el proceso del programa.
Sobre todo, vamos a prepararnos para los mayores errores que se suelen cometer cuando empezamos un programa terapéutico y que dificultan el proceso, para que los conozcas y estés prevenida sabiendo cómo abordarlos. 
Como por ejemplo:
LA CULPA. 
Esa gran enemiga que hace que un pequeño desliz termine siendo una semana de descontrol
 
Vas a ver:
  • Un primer cara a cara con tu realidad que te va a dejar patidifusa. 
  • El ejercicio más potente para que mantengas el foco y la motivación en tus objetivos durante todo el programa y más
  • Una planificación para deshacerte de los autosaboteos que vives en otros programas. 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulo I: Claridad Absoluta 
Tú tienes un GPS para viajar, en el móvil como mínimo seguro… 
Y para que el GPS te de la ruta necesitas tener tres cosas muy Claras:
– Punto de salida exacto.
– Punto de destino exacto. 
– Condiciones de la ruta (¿Quieres peajes?¿Quieres curvas y paisajes?)
¿Sabes ese momento de estrés y tensión, cuando el GPS empieza a hacer cosas raras con la ruta que hace que te pierdas?
Intentamos hacer cambios en la alimentación y no sabemos ni de dónde partimos, ni a dónde vamos. Ya mucho menos, plantearnos las condiciones que queremos y necesitamos. 
¿Cómo vamos a tener un plan de acción eficaz que consiga y mantenga resultados así?
En este módulo vas a aprender a poner luz a todo esto, Claridad absoluta de tu punto de partida, tus condiciones y tu destino final. 
Porque tenemos muy claro lo que no queremos, pero no lo que sí queremos. Y luego nos extraña ir dando tumbos por la vida.  
 
Vas a ver:
  • Sistema de observación que te va a proporcionar la capacidad de ver Claramente dónde hay que empezar a tomar acción de forma eficaz sin perder tiempo ni energía. 
  • Conectar con tus sensaciones físicas, emociones, estado mental, pensamientos… vaya, que te vas a hacer una crack de la autoobservación y análisis. 
  • El mejor destino de vacaciones indefinidas que nunca te hayas podido imaginar y cómo llegar a él
  • Las condiciones que tú, no tu vecina, ni tu amiga del gimnasio, ni la hermana, de la cuñada de la prima de María, necesitas para llegar a ese objetivo final: Disfrutando del proceso. 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulo II: Controla tu Elefante Goloso
Te dije que el principal problema eran las conductas automáticas. 
Esas ganas de comer incontrolables sin que sientas ni siquiera ansiedad ni una emoción. 
Esas conductas automáticas están alojadas en tu inconsciente, o como a nosotras nos gusta llamarlo: tu Elefante, y por eso son más difíciles de dominar (si no sabes cómo hacerlo)
En este módulo aprenderás, atención a lo que te voy a contar:
Cómo controlar las ganas de comer, haya o no haya una emoción. 
Vas a aprender destruir y cambiar tus conductas automáticas sin pasar ni por gestión emocional, ni restricción, ni fuerza de voluntad… ni demás desgastes de energía ni autoestima, con una metodología que no has visto en ningún otro programa. Ni en español, ni en inglés. En ninguno. 
Esto no es una afirmación gratuita, cuando veas esta metodología y sus razones, conseguirás, en ese instante, mucho más control con lo que comes. 
Vas a ver: 
  • El hambre, no hambre, hambre emocional… y demás formas y motivos de las ganas de comer. 
  • Los 4 pilares del método re-conexión NPN con el que destruir tus conductas automáticas.
  • Entrenamiento para ser tú la mejor directora de espectáculo.
  • Cómo preparar la pista de entrenamiento para tu Elefante Goloso y no tener tentaciones que te saboteen el proceso
  • Cómo entrenar a tu Elefante Gloso y cómo darle lo que necesita sin sufrir. 
  • ¡Oh sí! ¡Dame placer nena! y otros whatsapps de agradecimiento que te mandará tu elefante cuando se olvide de la comida. 
  • Preparar al mejor Jinete que pueda dirigir a tu Elefante. 
  • Cómo utilizar realmente la fuerza de voluntad, para que esta no te desgaste y te ayude a tener autocontrol. 
  • SOS: Momento Crisis, se viene un Atracón. Tranquila, respira el ejercicio ARIP está aquí para echarte un cable durante el espectáculo. 
 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulo III: La Reina de la Gestión Emocional
Es verdad que a veces también se mezclan emociones en todo esto. Comer cuando estamos aburridos, ansiosos, tristes, felices… 
Cualquier excusa es buena, la verdad. 
Muchas veces suelen ser reforzadores: consecuencias, no las causas del problema. En realidad en este punto del programa, tú ya sabes controlar todo eso independientemente de si hay una emoción o no
Pero la verdad es que hay emociones que no son muy cómodas de sentir… así que vamos a hacer algo con ello. Que te dije que aquí ibas a disfrutar. 
Aprenderás las mayores herramientas de gestión emocional para trabajarlas desde la raíz, el origen de tus emociones. 
 
Vas a ver: 
  • Relación con tus emociones, aprende a entenderlas, sentirlas y a gestionarlas.
  • Cómo una niña de 6 años te puede ayudar a estar en paz y tranquila, incluso cuando tengas ganas de llorar o con una ansiedad tremenda. 
  • Mente clara y cabecita calladita. Calla ese diálogo interno que tienes en la cabeza, y libérate de ese run run constante sobre qué comes o cómo te ves. 
  • ¡Mamma Mía! ¡Menudo pibón! U otras barbaridades que puedes gritarte desde el espejo cuando hayas transformado tu relación con tu maravilloso cuerpo. 
 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulo IV: Más Feliz que un Buda
Que está muy bien saber gestionar las emociones feitas y tal… 
¿Pero de verdad no está mejor ser más feliz que un buda sonriendo?

Y ya sabes que los Monjes Budistas son los más felices del mundo… pues imagínate un Buda. 

Si eres feliz, muy feliz, la ansiedad es menos ansiedad, la tristeza es menos tristeza, el estrés es menos estrés y la culpa menos culpa… 
Libre de comer por esas emociones, que ya les hemos quitado el papel protagonista, carajo.  
(Y si comes cuando sientes mucha felicidad, recuerda que eso ya está superado desde el módulo II)
 
Pero hay algo que mucha gente no tiene presente: 
La felicidad es un trabajo. Y esto hay que tenerlo claro, claro: Clarinete. 
Los problemas vienen solos… pero la felicidad, hay que currársela un poco. 
Ahora, ¿Tenemos claro que el resultado merece la pena no? 
Pues habiendo consenso… 
 
Vas a ver: 
  • Cómo mandar a tomar por saco los problemas, sin dejar de atender las cosas importantes en tu vida
  • ¡Esta mente sí que mola! Vamos a darle un giro de 180º a tu forma de ver e interpretar las cosas que vives y te suceden. 
  • Los hábitos más potentes que puedes implementar en tu día a día, haciendo pequeñas acciones, para ser Feliz y comer Perdiz (o… aguacates si eres veggie). 
 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulo V: Muerte a la Dictadora Nazi
En este módulo se ponen las cosas chungas… Siento decirte que no todo eran unicornios rosas y purpurina. 
Van a haber muertes. 
Tú y yo lo sabemos: en tu casa hay una Dictadora y descansa en… tu cabeza. 
Cada vez que consigues resultados con un programa, te da un tiempo para que te confíes, para que creas que todo va bien y luego ¡ZASCA!
Siempre acaba saliendo con un autoboicot para mandar a tomar por saco todos los progresos. 
 
¡Que le den por c…. saco a la Dictadora!
Vamos a darle muerte, pero no sin antes quedarnos con todas sus riquezas. 
Porque las tiene, eres consciente, ¿No? que has sacado muchos aprendizajes de cada uno de los procesos…
Y a partir de aquí, empieza la Republica Independiente de tu Cabeza… 
O bueno no, mejor toma el control y empecemos con el Mandato de una Reina de la Gestión emocional, más Feliz que un Buda. 
 
Vas a ver: 
  • Despídete para siempre de seguir haciendo lo que no te ha funcionado hasta ahora.
  • La forma de robar Aprendizajes escondidos, más eficaz, incluso para los recuerdos más dolorosos. 
  • Cómo perdonar a una Dictadora Jodida e incluso pillarle cariño, antes de darle muerte. 
  • Hacer el cambio definitivo de Mandato a una nueva realidad en tu alimentación Coronándote como la nueva Reina. 
 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulos VI y VII: Re-Conexión y La Era de la nueva Reina
Solo cuando te conoces en profundidad, sabes de verdad hacer aquello que de verdad es necesario y beneficioso para ti
Aquello que de verdad te va a ayudar a mantener los cambios que has conseguido hasta ahora. 
Y hemos dicho que queríamos hacer un cambio que se mantenga y que no querías perder tiempo, ¿Verdad?
Tenemos una nueva Reina, una Reina que ha sido eclipsada y boicoteada por esa Dictadora Jodida durante años. 
Pero ahora es su momento de salir a la luz. 
Y ha venido para quedarse.
Pero para que se quede, te tienes que enamorar de ella. 
No va a ser difícil (aunque ahora te lo parezca) es la Reina de la Gestión emocional más Feliz que un Buda. 
Pero como todo enamoramiento, requiere un conocimiento en profundidad. 
Requiere hacerle un huevo de preguntas incómodas.
Necesitas saberlo todo sobre quién va a tomar el mando a partir de ahora. 
Sus luces y sus sombras. 
 
Y además, quieres mantener ese nuevo estilo de vida, esa nueva alimentación, esa nueva felicidad, esa nueva relación contigo… 
Y para ello tenemos que hacer fuerte todo lo que ya has creado. 
Y para ello, todo este nuevo estilo de vida tiene que ir totalmente acorde a ti. 
 
Vas a ver: 
  • Cómo crear y potenciar esta nueva identidad para seguir manteniendo los resultados que has conseguido hasta ahora. 
  • Verde que te quiero verde y muchos ejercicios que te harán enamorarte de ti de una forma totalmente nueva hasta ahora. 
  • La completamente renovada y maravillosa relación contigo misma que consiga que te alimentes como tú quieres cuidando tu cuerpo y tu mente
 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
Módulo VIII: Ni una puñet*$a Recaída más. 
Mira, hemos hecho un gran trabajo hasta aquí. 
Te aseguro que no vas a des-parender nada de lo que has aprendido en los módulos anteriores, es neurológicamente imposible. 
Siento darte esta noticia si tu objetivo era quedarte en tu estado anterior de sufrimiento. 
Ahora: tenemos que asegurar el tiro. 
Segunda mala noticia:
Las recaídas son normales. 
Repito por si no te has enterado: normales. 
Aunque a lo mejor tienes la suerte de que no se repitan. Y, como hemos dicho con la felicidad, la suerte también se trabaja. 
Tenemos que estar prevenidas. 
Y esta parte del programa es una que la diferencia de muchos otros. 
Te soy clara: pueden haber momentos bien jodidos. Pero con un buen trabajo las recaídas aparecen menos y si aparecen, se solucionan antes. 
Es más, te digo que casi las vas a agradecer tener una recaída, de todo lo nuevo que te van a enseñar (recuerda que ya eres más feliz que un buda y pocas cosas te tumban). 
 
Vas a ver: 
  • El mejor plan para deshacerte de todos tus obstáculos y amenazas
  • Las 6 reglas de Oro para prevenir las recaídas. 
  • Los 7 niveles de profundidad que tienes que tener bien trabajados. 
  • El paso a paso para vivir tranquila de que las recaídas estarán lejos de tu reino. 
  • SOS Tenemos un ataque: Recaída. Cómo afrontarlo y sacarle partido. Incluso agradecerlo. 
 
*Ejercicios + Inducciones. 
*Sesión Grupal en directo.
EXTRAS
BONO #1: Programa de 30 días de entrenamiento mental. 
Consigue entender y dirigir tu mente para dejar de luchar contra ella, conectar con tu cuerpo, con las sensaciones, estar en paz en cualquier situación. 
Tener una relación en calma y en paz con tus pensamientos y sensaciones. 
 
BONO #2: Inducciones. 
Programa exclusivo de inducciones para la transformación neuronal. 
Consigue cambios en tu estructura cerebral sin tener que exponerte al estrés de situaciones complejas a las que nos tenemos que afrontar. 
Consigue una mente más focalizada, más motivada, más capaz de afrontar los desafíos con la comida y con el cuerpo. 
6 inducciones en audio exclusivas para el programa. 
 
BONO #3: Curso los Hábitos de la buena nutrición. 
Curso en vídeo sobre los principales hábitos de estilo de vida: alimentación, ejercicio, psicología, descanso… 
Que necesitas conocer para liberarte de mitos y saber qué es lo que realmente te va a ayudar aplicar. 
Con herramientas prácticas como lista de la compra, menús semanales, pautas de entrenamiento… 
 
BONO #4: Taller de Mindfuleating. 
Taller práctico en vídeo para conectar de nuevo con el comer de forma consciente y con el placer de comer. 
Vuelve a disfrutar de ese alimento que te pierde y que ahora solo te genera estrés, ansiedad y culpa. Consigue volver a comerlo de forma placentera, disfrutando de todos los matices, de su sabor, su textura, su aroma… 
Y así, comer solamente la cantidad que desees. 
¿Cuáles son la condiciones de todo esto?
Para terminar de dejarlo claro:
  • Una plataforma online para hacer el programa con vídeos, audios y cuadernos de ejercicios a tu ritmo y desde donde tú quieras (acceso que es para ti para siempre, incluso aunque hayan actualizaciones). 
  • Una plataforma de comunicación conmigo, Laia, y el resto de compañeras, para que preguntes todas las dudas y expreses todo lo que te de la gana de lo que estás viviendo durante el programa. 24/7, sin límites. Y dejes de sentirte el bicho raro que no sabe qué le pasa. 
  • 1 sesión grupal semanal durante 4 meses vía zoom. Que si no puedes asistir podrás ver grabada en diferido. 
¿Hay opción de sesiones individuales?
Hay opción de sesiones individuales. No problem con eso. 
 
Las noticias con menos purpurina o porque no entrar en el programa:
  • No cogemos a todo el mundo, ni todo el tiempo.
    Unos días abro plazas (cuando tenemos suficiente tiempo para poder dar toda la atención que se merecen nuestras alumnas).
    Hacemos entrevistas a las mujeres interesadas y decidimos acompañar a un pequeño grupo reducido de mujeres que estén 100% comprometidas y seguras de hacer el programa. 
  • No es barato. Si te lo preguntabas, no, no es un programa barato. Puedo asegurarte que el valor será mucho mayor que lo que vas a invertir, pero si estabas buscando un programa barato, no es tu programa. 
  • Para conseguir los resultados hay que trabajar. Mucho. Te lo dije al inicio de esta carta. No es algo regalado, ni tengo la barita mágica de que entres al programa y todo esté solucionado. Me gustaría ser ese tipo de Hada, pero aún no lo he conseguido. 
  • Para poder entrar en el programa, haremos una entrevista para asegurarnos que realmente este programa puede ser para ti al 100% y va a ayudarte a que tengas el control de lo que comes.

¿Estás Lista para hacer la entrevista?

Haz clic en el botón y elige día y hora para la entrevista.

Muy importante que rellenes el cuestionario, sino, no vamos a poder realizar la entrevista. 

Una vez hayas hecho todos los pasos, te llegará a la bandeja de entrada un email con la cita y un enlace a la sala de zoom. 

*Plazas cerradas por ahora. 

Puedes apuntarte a la lista de espera para enterarte antes que nadie de la próxima edición.

*Si tienes problemas para acceder a la lista de espera, puedes contactar con webmaster@laiacolilles.com

Algunas opiniones de alumnas que han pasado por el Programa

«Sé que este programa es y será lo que cada mujer y toda mujer debe participar, es una de mis mejores acciones desde el amor que me regalé a mi misma!! Gracias Laia»

Asmae. Edición febrero 2021.

 

«Empecé el programa hace 4 – 5 semanas y de hecho sigo en él trabajándolo y vaya claridad me está dando!! He descubierto cuáles son mis conductas automáticas. Muchas gracias Laia. Has sido mi gran descubrimiento del año 2021!!!»

Cris. Edición febrero 2021.

 

«A mí este programa me cambió la vida. Gracias al Programa Re-Conexión ahora soy totalmente una persona nueva, que se quiere, que se cuida, que confía en ella, una persona que elije lo que come, cuándo come, cómo come. Gracias Laia»

Cristina. Edición septiembre 2020.

 

«Para mí realizar el “Programa Re-Conexión” ha sido la mejor inversión que he hecho en mi vida hacia mi persona. He aprendido tantas cosas que estaría aquí todo el día escribiendo.
Al inscribirme en el programa ya he tomado acción, es el primer paso que he tomado para llegar a mi objetivo.
He aprendido a actuar, a pensar desde el amor hacia los demás y hacia mí misma, ésta, sobre todo, no sabía lo que significaba, ya lo comentamos en varias ocasiones. 
He aprendido a conocerme, a saber, quién soy realmente, no la persona que quieren ver los demás o la sociedad. 
He aprendido a sonreír más, a ser agradecida, a trabajar la felicidad, a identificar las emociones y sentimientos que despierta en mí la comida, a ser consciente de ello, a diferenciar el hambre emocional y actuar en consecuencia con las herramientas facilitadas y llevando a cabo las nuevas conductas automáticas que he implementado en mi día a día y, sobre todo a generalizar todo lo que he aprendido en el programa a todas las facetas de mi vida, con la familia, en casa, en el trabajo… Gracias a mi objeto de anclaje y las acciones que voy diariamente realizando para ponerlas en práctica.
Por todo esto y mucho más, recomendaría a otras chicas que “sí o sí” realizasen este programa de re-conexión “te cambia la vida” por completo. 
Siendo conscientes de que es un trabajo continuo y que hay que tomar acción para poder llegar a nuestros objetivos y al inscribirnos en el programa, ya estamos haciéndolo, es el primer paso que damos para llegar a ellos y desde luego que se llega, sin lugar a dudas, si quieres… se puede ¡Inscríbete!
¡Muchas gracias Laia!»

María José. Edición Septiembre 2020.

 

«Este ejercicio ha sido maravilloso! 
Me ha dado una fuerza interior que hace años que no sentía… 
Veo claramente ya no lo que quiero para dentro de un tiempo… visualizo lo que realmente seré en un año. 
Me siento feliz, re-ilusionada y capaz
He experimentado cómo mi cerebro ha cambiado radicalmente quién soy. 
Ahora ya no me definen mi trabajo, ni mi familia; ahora elijo yo quién soy. Os lo comparto. 
Gracias chicas!»

Helen. Edición junio 2020. 

 

«Recomiendo 100% el programa Re-Conexión. No solo a las personas con mala relación con la comida, sino a cualquier persona que necesite comprenderse, conocerse y saber tratar y gestionar sus emociones.
A mí me ayudó muchísimo a mejorar mi relación con la comida, a comenzar a conocerme otra vez, a cuidarme, valorarme y, sobre todo, quererme.
Es un programa que te hace crecer y desarrollarte.
También te hace trabajar mucho, pero si de verdad quieres salir de la situación en la que estás, te haces responsable de tu bienestar y trabajar duro… no te defraudará y te ayudará.
El estar dirigido por Laia (una persona que se implica, que empatiza y que conoce por lo que estás pasando= es un gran aporte, pero también el poder compartir y trabajar junto a personas que, aunque diferentes a ti, compartan el mismo problema, lo complementa a la perfección.
Lo recomiendo 100%.
Además, claro que se pierde peso de una forma saludable (porque, al fin y al cabo, es lo que nos hace buscar a Laia) … Aunque irremediablemente con el programa se vuelve una cosa secundaria.
No sé cuánto llevo perdido desde que hice el programa, pero en 6 meses he bajado ya 13,4Kg. Desde que hice el programa lo pierdo desde la calma y ya no me da estrés la báscula.«

Irene. Edición abril 2020.

 

«Tengo 54 años y he tenido problemas de trastornos con la comida desde los 25 años. 
He pasado por tantas probatinas y profesionales que he perdido la cuenta Nada ha funcionado. 
Me he vuelto francamente muy escéptica. De hecho, desde que pensé en llamar a Laia hasta que lo hice pasaron meses, creo que un año o así. 
El programa de Re-Conexión ha supuesto para mí por primera vez la ilusión, la implicación en trabajar yo misma en mi solución y, sobre todo, en creer que por fin puedo lograr lo que no he logrado en todos estos años. 
No hay soluciones milagrosas, pero desde que hice el programa mi vida ha mejorado mucho, mi salud, mi energía, mi ánimo, mi control.
No es un programa de dietas, va mucho más allá, al fondo de nosotras mismas, y Laia y la red de trabajo que teje son muy potentes, nunca había trabajado con nadie así ni de esta forma.
Estoy encantada.
Y el compartir con otras personas con problemas similares es un gran apoyo. 
¡Ánimo a las chicas que se decidan a empezar a trabajar en reconectarse! Para mí encontrar este programa y a Laia ha sido una suerte.»

Elena. Edición abril 2020. 

 

«Me llamo Cristina y siempre he tenido problemas con la comida. 
Soy comedora compulsiva. Me he pasado la vida haciendo dietas, gastándome un montón de dinero y muchísimo tiempo perdido. 
Todo funcionaba en el momento, perdía Kg, pero luego recuperaba todo y más. Vivía frustrada, enfadada, infeliz, todo me molestaba. Todos los días empezaba dietas, siempre en busca de algo nuevo y milagroso, y nada funcionaba, porque el milagro era yo. Sí, sí, el milagro soy yo. En estar tan desesperada por perder quilos me apuntaba a todo.
Conocí a Laia, el milagro de mi vida. Me ofreció el programa reconexión y allí fue donde empecé yo a reconectar conmigo misma, allí fue donde me doy cuenta de que nutrición no es comer, nutrición es otro mundo, un mundo maravilloso que te hace feliz, que descubres cosas que te nutren. 
Me encantaría que la gente conozca lo que es la palabra Nutrición. Yo no sabía lo que es eso, hasta que he hecho el programa Re-Conexión. 
Conocí a mi niña interior, he hecho las paces con ella, para poder caminar juntas de la mano con ella. 
He descubierto que las cosas que yo odiaba y que me hacían mucho daño, no era malas, al revés, eran cosas buenas, que me enseñaron un montón de cosas bonitas, pero yo no los veía. Mi vida cambió mucho desde que hice el programa.
Disfruto más de la vida, soy más agradecida, me nutro con el sol, las duchas, los árboles, las flores y un montón de cosas que antes estaban allí, pero yo no las veía. Conecto conmigo, cosa que no lo he hecho nunca.
Las emociones antes no la sabia gestionar, todo lo pagaba con la comida, en cambio ahora gestiono mis emociones y no lo pago con la comida. Me siento feliz, soy feliz.
Lo volvería a hacer, una y otra y otra vez más, porque gracias al programa yo soy una persona nueva. Aprendí lo que es nutrición.»

Cristina. Edición abril 2020. 

¿Estás Lista para hacer la entrevista?

Haz clic en el botón y elige día y hora para la entrevista.

Muy importante que rellenes el cuestionario, sino, no vamos a poder realizar la entrevista. 

Una vez hayas hecho todos los pasos, te llegará a la bandeja de entrada un email con la cita y un enlace a la sala de zoom. 

*Plazas cerradas por ahora. 

Puedes apuntarte a la lista de espera para enterarte antes que nadie de la próxima edición.

*Si tienes problemas para acceder a la lista de espera, puedes contactar con webmaster@laiacolilles.com